5 claves para una landing page de 10

Si quieres saber cómo crear una landing page que genere conversiones, estás en el lugar adecuado.

Y para poder hacerlo, es necesario que sepas cómo funciona el cerebro humano. Y más concretamente, el cerebro reptiliano. Esta parte del cerebro se activa de forma rápida, a través de “atajos”: es la parte del cerebro que nos permite sobrevivir. Tomamos decisiones basándonos en impulsos y en sesgos.

Es por nuestro cerebro reptiliano que la primera impresión cuenta. Juzgamos a las personas de un vistazo, aunque no lo queramos, y también juzgamos a una web la primera vez que la vemos inconscientemente.

Estudios recientes muestran que a un ser humano le toma un promedio de una décima de segundo para formar una impresión de otro ser humano. Y 0,05 segundos para hacer lo mismo con un sitio web.

0,05 segundos. Quedémonos con este dato.

La gran diferencia entre la primera impresión que tenemos de una persona y la de una página web, es que raramente damos una oportunidad extra a una web, todo lo contrario de lo que hacemos con las personas.

Puede ser que el producto o servicio que ofreces sea el mejor del mercado. Pero si la primera impresión de tu landing page no es buena, el usuario abandonará la página inmediatamente. Esto significa que lo más probable es que pierdas muchas visitas. Y en el peor de los casos, estás perdiendo clientes potenciales, ventas e ingresos.

Esto que estamos hablando podemos llamarlo marketing reptiliano o neuromarketing moderno.

El Neuromarketing consiste básicamente en persuadir a la gente para que haga una compra, hablándoles desde el sesgo cognitivo que afecta al cerebro de tu público objetivo y estimulándoles a actuar, consciente o inconscientemente. Racional y (muy a menudo) irracional.

Para entender por qué y cómo, debemos echar un vistazo rápido al cerebro humano. Básicamente consta de tres partes que se desarrollaron en varias etapas de la evolución:

1. El cerebro racional: La última y más reciente parte del cerebro se llama Neocórtex y es la parte del cerebro que nos permite, por ejemplo, el pensamiento abstracto, el lenguaje, la empatía y otras funciones avanzadas que son distintivas del ser humano.

2. El cerebro sensible: La parte límbica del cerebro está profundamente enterrada en el cerebro, es el centro de nuestras emociones y de nuestra memoria a corto plazo.

3. El cerebro primitivo: La parte más antigua y primitiva del cerebro es el cerebro de reptil, también llamado “cerebro reptiliano”. Es responsable del instinto y la supervivencia, y su principal objetivo es evitar el dolor. El cerebro de reptil es el que toma todas las decisiones rápidas e irracionales.

Los 5 factores desencadenantes del cerebro reptiliano que debes conocer y usar en tu Landing Page (y en tu marketing en general)

Probablemente seas muy inteligente y tengas mucho sentido crítico. Pero es tu cerebro reptiliano el que, junto con la parte límbica del cerebro, toma muchas de tus decisiones. Los dos casi siempre ganan al cerebro racional. Es un hecho.

El cerebro reptiliano es el guardián del resto de la atención de tu cerebro. Si primero lo convences, habrás recorrido un largo camino. Y si también puedes hablar con el cerebro sensible, estás casi en la meta.

Entonces, ¿cómo puedes usarlo en tu landing page?

Para decirlo sin rodeos, aquí hay cinco desencadenantes cerebrales que puedes activar para que tus visitantes permanezcan en la página y realicen la acción que quieras:

  1. Alimenta a mi FOMO (the Fear Of Missing Out) y me haces actuar rápido
  2. Resalta tu propuesta de valor con imágenes y conseguirás mi atención
  3. Hazme quedar bien y me enamorarás
  4. Habla de mis problemas y te agradeceré que me los soluciones
  5. Dame un regalo y me robarás el corazón

Suena bien, ¿verdad? Así que sigue un recorrido donde incluso tu cerebro reptiliano pueda seguirlo.

1. Alimenta a mi FOMO (the Fear Of Missing Out) y me haces actuar rápido

El cerebro reptiliano está preocupado por su propia supervivencia. Por lo tanto, a menudo es escéptico y teme el cambio y lo inesperado. Y tú puedes aprovecharte de eso.

El cerebro reptiliano es el causante de que tengamos miedo de perdernos algo bueno. Por ejemplo, los ecommerce que son muy buenos utilizan este tipo de técnicas:

  • El descuento anticipado que termina justo a tiempo.
  • El par de zapatos con solo dos unidades en stock de tu talla.

Cómo se usa

En este caso, la escasez es tu compañera. Escasez de tiempo, escasez de recursos y escasez de existencias.

Dile a mi cerebro reptiliano que si quiere este producto o servicio, tiene que actuar ahora. De lo contrario, lo perderá. En este punto, la redacción es muy importante para la conversión, debes hacer que tu lector actúe. No la semana que viene, ni mañana, sino que tiene que hacerlo ahora mismo.

Usa, por ejemplo, un temporizador de cuenta atrás en tu landing page para aclarar cuándo expirará tu oferta. Deja claro que solo quedan unos pocos productos.

2. Resalta tu propuesta de valor con imágenes y conseguirás mi atención

El nervio óptico está estrechamente relacionado con el cerebro reptiliano. Es un mecanismo de supervivencia puro, que permite detectar al león en una fracción de segundo antes de que te ataque.

Por eso reaccionamos instintivamente y rápidamente a imágenes impactantes y potentes como, por ejemplo: metáforas, comparaciones y significados.

Cómo utilizarlo

Persuade a mi cerebro reptiliano para que invierta tiempo en tu landing page usando imágenes potentes y convincentes. Acompáñame con un lenguaje simple y atractivo que me facilite la descodificación y comprensión de tu propuesta de valor y tus mensajes.

Utiliza imágenes que realmente visualicen el valor de tu rendimiento y los beneficios que obtengo. Y describe con frases cortas una imagen de cómo definitivamente no puedo vivir sin esos productos o servicios.

Cuanto más visual, simple y tangible puedas hacer tu texto, más fácil será para mi cerebro entender lo que me ofreces y necesito.

3. Hazme quedar bien y me enamorarás

Probablemente conozcas el modelo de EFU: hay ventajas en tu producto, y luego hay beneficios.

Déjame darte un buen consejo: si quieres llamar la atención del cerebro reptiliano, avanza rápido hacia las ganancias que tiene tu producto.

Ya lo sabes. Se trata de mí, mí, mí.

El cerebro reptiliano está absorto en sí mismo y solo le gusta relacionarse consigo mismo. Entre más hables con tu cerebro ensimismado, habrá más posibilidades de que te escuche o lo lea.

Cómo usarlo

Asegúrate de que las partes que más resaltan en tu Landing Page sean la parte superior e inferior, ya que son las áreas más vistas y leídas, y al mismo tiempo las que mejor recordamos con nuestros cerebros reptilianos.

La rentabilidad puede ser de muchos tipos: tal vez tu marca y producto alimente mi ego, me ahorre tiempo, me dé confianza, o me haga quedar bien en un contexto social.
Cuanto más pueda verme en tu producto, más probable es que compre, me descargue el documento o me suscriba a tu página.

Pero ¿con eso es suficiente para satisfacer al cerebro reptiliano?

No. En el medio de tu landing page, asegúrate de describir todas las características, hechos importantes y beneficios de tu producto o servicio.

Los hechos y beneficios claramente tienen un papel que desempeñar cuando persuades al cerebro reptiliano para que permita que mi cerebro más racional entre en escena.

4. Habla de mis problemas y te agradeceré que me los soluciones

El cerebro reptiliano opera con las emociones en lugar de la lógica y racionalidad. Por lo tanto, cuando desencadenas emociones, apelas a este cerebro. Y una de los emociones más fáciles de desencadenar es el miedo.

El cerebro reptiliano se preocupa mucho por evitar el dolor y la incomodidad. Luchar o escapar es su instinto primario y su reacción estándar. Así que cuando muestres algo que es incómodo o aterrador, responderá rápidamente y habrás captado la atención.

Traducido a tu landing page, busca pain points en tu lector. Un pain point puede traducirse en un problema específico que tu cliente potencial experimenta durante su customer journey. Y ese es el problema que tu producto y tu landing page tienen que resolver. Porque seamos realistas: tu cliente no compra productos sino soluciones a problemas.

Los problemas pueden ser tan diferentes como tus clientes. Pero, en general, suelen caer en una de estas cinco categorías:

  1. Economía (ganar más dinero, ahorrar dinero)
  2. Salud o Envejecimiento (sobrepeso, forma y apariencia, miedo a la muerte)
  3. Relaciones (no cumplir con el derecho, divorcio, encajar, crear una familia)
  4. Trabajo (carrera, desempleo, jubilación)
  5. Existencial (la sensación de tener una vocación o servir a un propósito)

Cómo usarlo

Identifica los principales problemas de tu público objetivo y habla directamente de ellos en tu Landing Page. Tienes que asegurarte de evidenciar el problema, que a menudo está latentemente enterrado en la parte posterior del cerebro.

Describe en términos claros y concretos cómo se siente el problema y por qué no es agradable o deseable, de ninguna manera. Luego, tienes que asegurarte de eliminar lo que me incomoda a través de una propuesta de valor, de manera que solucione mi problema. Gracias a tu producto, por supuesto.

5. Dame un regalo y me robarás el corazón

Este está en el número 1 del podio. Al cerebro reptiliano le gusta mucho conseguir algo gratis. Desencadena endorfinas y da una sensación de gratificación instantánea. También le gustan las soluciones fáciles y rápidas. Si tu producto es difícil de usar, entender o conseguir, entonces no te molestes en jugar con él.

Cómo usarlo

Haz que tu producto o servicio sea tangible y fácil de probar. Aporta algo de valor que haga volver al usuario a por más.

Por ejemplo:

- Si puedo obtener tu e-book o whitepaper a cambio de mi correo electrónico, dame un breve extracto que sea impactante y útil, pero que ese extracto se acabe ahí donde se vuelve realmente indispensable para mí.

- Si quieres venderme un software, déjame probarlo una semana para poder comprobar si hace mi vida mucho más fácil o mi trabajo 10 veces mejor, o más rápido.

- Si compro tu consejo, dame tus 3 consejos más valiosos y muéstrame cómo ellos han hecho una diferencia crucial para tus clientes actuales.

Un resumen rápido en honor a tu cerebro reptiliano:

- La primera impresión es crucial. Y tienes menos de un segundo para dejar una buena impresión en tu landing page. Una vez que has dado una mala impresión, es muy difícil corregirla. Pero con esfuerzo, todo se consigue.

- Aprovecha lo que sabes sobre el cerebro reptiliano mientras haces tu landing page y asegúrate de que tu contenido es tangible y fácil de entender para todo el mundo.

- Recuerda los cinco desencadenantes: alimenta mis miedos, resalta las propuestas de valor con imágenes, enamórame, asústame y recuerda ofrecerme un regalo.

Ahora estás listo para crear una Landing page exitosa para persuadir al cerebro reptiliano, ¡mucha suerte!.

  

 

 

¿Quieres más información sobre Landing Pages?