¿Sigue teniendo sentido hablar de estrategia digital?

Mientras sigamos trabajando con la transformación digital de las empresas, todavía tendrá sentido hablar de estrategia digital. Quizás uno de los motivos por los que sigue teniendo tanto interés es porque existen muchas definiciones diferentes del mismo concepto

Estrategia desde el punto de vista digital

Cuando nos ponemos a pensar y planificar una acción digital, existe la tendencia general a bautizarla como "estrategia digital". Pero, en realidad, podría ser sólo una estrategia de social media, de contenidos o de marketing online. Desde nuestra óptica, todos estos elementos pueden estar dentro de una estrategia digital.

Nuestra recomendación es ir todavía un paso más allá: no sólo debemos abordar la estrategia del canal, queremos destacar que también es importante desarrollar la estrategia de negocio digital de las empresas.

En este punto, mucha gente probablemente argumentará que la única estrategia significativa es la que integra toda la empresa -y que focalizarse sólo en el digital es tirarse piedras en el propio tejado-. ¡En eso estamos totalmente de acuerdo!

En Novicell, cuando trabajamos con estrategia, nos centramos principalmente en la estrategia de negocio pero desde una perspectiva digital.

Lo que se olvida generalmente cuando se trabaja una estrategia clásica es que nos encontramos en un rápido proceso de transformación digital. Por lo tanto, si una empresa quiere transformarse junto al mundo y a sus clientes, sólo necesita un punto de partida digital para el desarrollo de su estrategia de negocio.

Una vez las empresas se hayan habituado al mundo de la transformación digital y hayan desarrollado sus estrategias de negocio, entonces podremos empezar a hablar del término “estrategia digital” simplemente como “estrategia”.

Y aquí nos acercamos a un desafío significativo: La actitud típica de las empresas es que lo "digital" es una tarea de marketing. En el mejor de los casos, se ha creado un departamento específico a cargo del online. Entonces, las decisiones y responsabilidades recaen en este departamento.

 

Modelo de estrategia digital y de negocio creado por Novicell

 

"Digital" sigue formando parte del marketing, pero es más que eso. En primer lugar, "digital" es una disciplina que requiere una gran cantidad de colaboración en toda la organización. Es necesario asegurarse de que el viaje del cliente esté interrelacionado entre todos los puntos de contacto, y también, que los sistemas internos y los departamentos de la organización trabajen juntos para alcanzar los objetivos establecidos.

En segundo lugar, "digital" debe ser comprendido de la misma forma por la dirección y por la administración. En este caso, debe centrarse en cómo el desarrollo digital afecta a la estrategia y las metas de la compañía y, cómo la empresa puede explotar este desarrollo.

"Digital" es y se convierte en una parte fundamental de la realidad de nuestros clientes, en la forma en que viven y actúan (afectando a todo el negocio). Por lo tanto, no podemos considerar lo "digital" como una disciplina separada del negocio y tenerlo aislado en un solo departamento. Por otro lado, las empresas deben integrar la disciplina digital de forma natural en todas las áreas clásicas del negocio. No sólo en marketing y ventas, sino también en desarrollo de negocio, desarrollo de productos, diseño organizacional, optimización de procesos, etc.

Y debe ser un centro de atención recurrente de la dirección de las empresas. La transformación digital y la estrategia de negocio digital no son temas cerrados, que una vez resueltos te lavas las manos y puedes atender otros retos. Por supuesto, siempre habrá nuevos retos que la gestión tiene que cuidar. Sin embargo, si la empresa quiere situarse entre los ganadores de esta liga, entonces el trabajo de transformación digital tiene que seguir, mientras continúen los avances tecnológicos, las crecientes expectativas de los clientes y el deseo de avanzar a los competidores.

 

Estrategia digital de Negocio

¿Cómo obtienes la transformación digital en tu negocio?

Cuando deseas desarrollar una estrategia de negocio digital, lo primero y más importante que debemos hacer es obtener el compromiso de la dirección y anticipar: ¿Cuál es el objetivo deseado de la estrategia? ¿Debe la estrategia desencadenar la transformación digital para todo el negocio? ¿O debería centrarse inicialmente en una parte del negocio?

A continuación, siguiendo un modelo que asegura que puede identificar los esfuerzos digitales y los procesos de transformación más eficaces o incluso desafiar y elevar sus objetivos globales de negocio. Es decir, se termina con un plan que puede afectar tanto la estrategia general de negocio, los productos y los modelos de negocio, la interacción con el cliente, los datos, los procesos internos y los sistemas, y su forma de organizar su negocio.

Modelo creado por Novicell para la estrategia digital de negocio:

 

Modelo creado por Novicell para la estrategia digital de negocioEn la fase de análisis debe centrarse en el mapeo de las necesidades y expectativas de los clientes, los objetivos e intereses propios del negocio, el desarrollo del mercado y el posicionamiento de los competidores. Por último, es igualmente importante descubrir los recursos y competencias disponibles en la organización, lo que asegurará que la estrategia se convierta en realidad. A continuación, tendremos una visión general de los retos y oportunidades clave y podremos identificar dónde hay potencial inexplorado que puede levantar el negocio.

En la fase de estrategia determinaremos nuestra ambición y dirección para la transformación digital basándonos en los desafíos clave y las oportunidades del análisis. Ahora podremos identificar las áreas de enfoque estratégico más importantes y los objetivos a lograr.

En la fase operacional se desglosan las áreas de enfoque estratégico mediante un plan de acción priorizado y dividido en fases con los pasos concretos que se llevarán a cabo en los procesos de transformación deseados. También es importante estar aquí para visualizar los recursos internos necesarios, las competencias, los procesos y los cambios organizacionales necesarios para hacer posible que realicemos nuestra transformación digital.

La fase de dividendo debe revelar las consecuencias financieras, ¿qué cuesta implementar la estrategia y la transformación? ¿Cuál es el beneficio económico para el negocio?

Por último, debemos garantizar recursos y procedimientos para el progreso continuo y el seguimiento de la implementación de las apuestas seleccionadas. Pero también una continua evaluación y ajuste de la estrategia. De hecho, una transformación digital no es un proceso que tenga una fecha de finalización.